Skip to content

Nota de Abelardo Oquendo sobre “La palabra sabe” de Miguel Casado en La República de Perú

Nota de Abelardo Oquendo sobre La palabra sabe de Miguel Casado en su columna Inquisiciones en La República de Perú.

“Cuando yo empleo una palabra significa lo que yo quiero que signifique, ¡ni más  ni menos!”, dice Humpty Dumpty en Alicia a través del espejo. Desde este lado del espejo Miguel Casado sostiene: “quien escribe escuchando no es dueño de su discurso: las palabras saben. (…) La forma que tienen de saber no es en sí misma, sino a través de su movimiento, de la incomodidad a que nos someten, de su propia ironía”. Lo dice en un excelente ensayo sobre la obra poética de José-Miguel Ullán, contenido en su obra más reciente: La palabra sabe y otros ensayos de poesía (Libros de la Resistencia, Madrid, 2012).

¿Qué sabe la palabra? La aserción de Casado recuerda esta otra, de Hans-Georg Gadamer: “el poema sabe”. ¿Qué sabe el poema? Todo lo esencialmente requerido para su entendimiento. Pero el tema es excesivo para este espacio y se apunta aquí solo como provocación, aunque también como muestra del tipo de vínculo que la ensayística de Casado suele establecer entre la obra que estudia y las elaboraciones de la poética y la filosofía. Algunas de ellas, esenciales, figuran en esta nueva colección de ensayos dentro de la primera sección del libro, donde se agrupa trabajos más bien teóricos, en tanto que la segunda está dedicada a obras de poetas españoles contemporáneos.

Poeta él mismo, ensayista, crítico literario y traductor, Miguel Casado es uno de los más notables estudiosos de la poesía con que cuentan hoy España y nuestro idioma.